Bienvenidos a una Asia sostenible

Un repaso del estado actual de la construcción sostenible en el Sudeste Asiático
Compensación del coste con el valor generado

En las economías de los tigres del Sudeste Asiático, la sostenibilidad está escalando posiciones entre las prioridades del sector de la construcción (aunque los avances se limitan principalmente a la eficiencia energética, tal como señala Marlon Kobacker, de Arup Singapore).

En todos los proyectos de construcción debe existir una compensación del coste con el valor generado, de forma que se minimice el primero y se maximice el segundo. Marlon Kobacker, consultor sénior de sostenibilidad de Arup, explica que los mercados de construcción ecológica de Europa Occidental, Norteamérica y otras partes del mundo, ya maduros, generalmente comprenden mejor cómo puede conseguirse esto. El objetivo de los promotores inmobiliarios de los mercados del Sudeste Asiático, más recientes, es diseñar edificios que alcancen la calificación ecológica mínima, centrada fundamentalmente en la eficiencia energética.

¿Cómo puede compensarse el coste con el valor generado en el mercado del Sudeste Asiático?

Marlon Kobacker: Desde el punto de vista de un consultor de sostenibilidad, esta compensación es un factor que debe considerarse muy minuciosamente desde el mismo inicio de los proyectos. Esto quiere decir que el consultor de sostenibilidad debería incorporarse al proyecto lo antes posible, de tal forma que lo ideal es que lo haga incluso antes de elegir la ubicación. A partir de ahí, el consultor puede ayudar a localizar una buena ubicación en términos de transporte y servicios, ya que los programas de calificación ecológicos también otorgan puntos por estos aspectos. De lo contrario podrían perderse, lo que podría hacer necesario “recuperarlos” en etapas posteriores del proceso, en forma de características de diseño.

Lo primero que hay que hacer es definir una visión de sostenibilidad clara, con resultados y objetivos específicos… y dejárselos perfectamente claros desde el primer momento a todos aquellos interesados en presentar ofertas para el proyecto. Esta estrategia integral es la forma de conseguir un edificio de alto rendimiento que cumpla los objetivos de rendimiento con un coste de capital mínimo y genere el valor deseado.

¿Qué ventajas ofrece la incorporación temprana de estos aspectos al proceso?

Lo primero que hay que hacer es definir una visión de sostenibilidad clara, con resultados y objetivos específicos… y dejárselos perfectamente claros desde el primer momento a todos aquellos interesados en presentar ofertas para el proyecto.

Marlon Kobacker, consultor sénior de sostenibilidad de Arup Singapore

Marlon Kobacker: Permite a todas las partes alcanzar diversas metas importantes. La participación a lo largo de todo el proyecto es la mejor manera de minimizar el coste para alcanzar la calificación ecológica buscada y garantizar que el edificio cumpla sus objetivos, gracias a los siguientes aspectos:

• Impacto sobre el diseño pasivo del edificio.
• Incorporación de requisitos de sostenibilidad en los contratos.
• Instrucción del contratista.
• Revisión de la puesta en servicio.
• Ajuste y monitorización del rendimiento del edificio.

Sin embargo, aunque los promotores inmobiliarios son conscientes del valor que aporta la presencia temprana de los consultores de sostenibilidad, en ocasiones simplemente lo ven como un aspecto adicional para conseguir la certificación del edificio.

¿Qué pasos deben darse para hacer avanzar la sostenibilidad en la región?

Marlon Kobacker: La sostenibilidad ocupa un lugar cada vez más destacado entre las prioridades de la región. No obstante, sin una regulación más estricta y una evaluación transparente de los edificios ecológicos (es decir, sin factores impulsores del mercado), su avance será lento. Aunque existen diversos proyectos de “distritos ecológicos” en la región para los que se han fijado objetivos de sostenibilidad relativamente ambiciosos, muy pocos buscan alcanzar la neutralidad en lo que respecta a las emisiones de dióxido de carbono, algo que se convertirá en un objetivo regulado en el Reino Unido en un horizonte de entre 3 y 5 años. En Singapur, los requisitos mínimos del programa Green Mark deben ser mucho más ambiciosos en lo que se refiere a las emisiones totales de gases de efecto invernadero, lo que ayudará a transformar el mercado y orientarlo en la dirección adecuada. Una nueva e importante tendencia en los mercados más avanzados es evaluar los distritos, por lo que preveo que este mismo criterio empiece a aplicarse en la región durante los próximos años.

También hay que tener en cuenta que cada edificio que se diseña hoy en día se verá afectado por impuestos, leyes y otros mecanismos dispuestos para conseguir cumplir los objetivos globales de reducción de las emisiones de CO2. Esto implica que es probable que los edificios con mayor “voracidad energética” se vean superados por inmuebles eficientes y sostenibles.

Marlon Kobacker, consultor sénior de sostenibilidad de Arup Singapore.

Marlon Kobacker: La sostenibilidad ocupa un lugar cada vez más destacado entre las prioridades de la región. No obstante, sin una regulación más estricta y una evaluación transparente de los edificios ecológicos (es decir, sin factores impulsores del mercado), su avance será lento. Aunque existen diversos proyectos de “distritos ecológicos” en la región para los que se han fijado objetivos de sostenibilidad relativamente ambiciosos, muy pocos buscan alcanzar la neutralidad en lo que respecta a las emisiones de dióxido de carbono, algo que se convertirá en un objetivo regulado en el Reino Unido en un horizonte de entre 3 y 5 años. En Singapur, los requisitos mínimos del programa Green Mark deben ser mucho más ambiciosos en lo que se refiere a las emisiones totales de gases de efecto invernadero, lo que ayudará a transformar el mercado y orientarlo en la dirección adecuada. Una nueva e importante tendencia en los mercados más avanzados es evaluar los distritos, por lo que preveo que este mismo criterio empiece a aplicarse en la región durante los próximos años.

FOTOGRAFÍA: Marlon Kobacker, consultor sénior de sostenibilidad de Arup Singapore.

También hay que tener en cuenta que cada edificio que se diseña hoy en día se verá afectado por impuestos, leyes y otros mecanismos dispuestos para conseguir cumplir los objetivos globales de reducción de las emisiones de CO2. Esto implica que es probable que los edificios con mayor “voracidad energética” se vean superados por inmuebles eficientes y sostenibles.

Edificios de alto rendimiento

Los edificios de alto rendimiento ofrecen una elevada eficiencia energética, generan un bajo impacto medioambiental y funcionan durante todo su ciclo de vida con los costes mínimos posibles. Habitualmente, incorporan aspectos como el uso de análisis de costes del ciclo de vida, procesos de diseño integrados, modelado de información para la edificación (BIM) y soluciones energéticas integradas. En términos generales, el mercado de la construcción sostenible está experimentando un cambio y se está pasando de hablar de edificios ecológicos a hablar de edificios de alto rendimiento. A escala internacional, se está investigando para cuantificar el valor generado por los edificios de alto rendimiento en relación con aspectos como el retorno de la inversión a través del alquiler, las tasas de ocupación y el valor de los activos inmobiliarios. En los mercados más incipientes de la construcción ecológica, como el Sudeste Asiático, en general no se están detectando las ventajas de los edificios de alto rendimiento.

¿Por qué no existen más edificios de alto rendimiento en la región?

Una nueva e importante tendencia en los mercados más avanzados es evaluar los distritos, por lo que preveo que este mismo criterio empiece a aplicarse en la región durante los próximos años.

Marlon Kobacker, consultor sénior de sostenibilidad de Arup Singapore

Marlon Kobacker: En primer lugar, como ya expuse, los mercados de construcción ecológica del Sudeste Asiático van a rebufo de los mercados desarrollados. Aparte de eso, existen grandes diferencias entre los países de esta región. Esencialmente, los países con un sector de la construcción ecológica más desarrollado fueron los primeros en crear un “consejo de construcción ecológica” y en establecer un sistema de calificación ecológica para marcar las referencias de desempeño medioambiental de los edificios:

2005: Singapur lanza su programa Green Mark
2009: Malasia lanza su programa Green Building Index
2010: Indonesia lanza su programa Greenship
2010: Filipinas lanza su programa BERDE
2010: Vietnam lanza su programa LOTUS
2010: Tailandia lanza su programa TREES

Básicamente, dado que Singapur fue el primer país en lanzar un programa de este tipo, ha avanzado mucho más que Malasia que, a su vez, está más adelantada que Indonesia, y así sucesivamente. Otra de las grandes diferencias es la obligatoriedad de utilizar herramientas de calificación ecológica. En Singapur, tanto los edificios de nueva construcción como los edificios reformados con una superficie mayor de 2.000 m2 deben cumplir los requisitos de certificación del programa Green Mark. Por tanto, la aplicación del programa Green Mark ha sido muy extensa (de hecho, muy posiblemente presente la mayor tasa de aplicación del mundo).

También existen diferencias entre los distintos sectores. Habitualmente, los edificios comerciales son los que obtienen una mejor calificación, seguidos por los edificios públicos (gestionados por el gobierno), las instalaciones comerciales (gestionadas principalmente por corporaciones multinacionales) y, por último, los edificios residenciales y los locales de comercio minorista. No obstante, considerando el conjunto de la situación, la sostenibilidad presenta generalmente un grado de penetración mayor en los países en vías de desarrollo.

¿Qué papel desempeñan en todo esto los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC)?

Marlon Kobacker: A la hora de enfrentarse al gran desafío que supone la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en los edificios ya construidos, la optimización del control y la eficiencia de los sistemas HVAC de estos edificios será uno de los factores que tendrá mayor impacto. Para los edificios de nueva construcción, es muy importante diseñarlos tomando como objetivo el consumo total de energía, ya que esto conduce a un buen diseño pasivo que reduce las necesidades asociadas a los sistemas HVAC y permite reducir el coste de estos sistemas.

Marlon Kobacker
Marlon Kobacker es consultor sénior de sostenibilidad de Arup Singapore. Tiene diez años de experiencia en campos como la consultoría de sostenibilidad, el desarrollo ecológicamente sostenible (ESD) y el programa LEED en Australia, Asia y Oriente Medio. Su trabajo se centra en el campo de los entornos construidos, incluidos los distritos, los edificios altos comerciales y los aeropuertos.

Ha sido candidato a diversos premios en Australia y el Reino Unido y es licenciado en diseño sostenible en entornos construidos por la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia). Participa regularmente como orador en conferencias internacionales y universidades y tiene todos los visos de convertirse en uno de los futuros líderes del sector de la construcción ecológica.

Grundfos y las auditorías de bombas
A la hora de reducir las emisiones de gases de efecto invernado en edificios ya construidos, una sencilla auditoría de bombas realizada por un experto de Grundfos a menudo demuestra cómo puede ahorrarse energía y conseguirse una reducción de las emisiones sustituyendo las bombas existentes. La instalación de una solución de bombeo inteligente de Grundfos en sustitución de las bombas existentes puede conseguir reducir el consumo de electricidad de los edificios comerciales en hasta un 80 %.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati