En busca del punto dulce

La dosificación digital ofrece una enorme flexibilidad a los fabricantes de dulces
Los secretos de los dulces

El uso de una bomba dosificadora digital universal válida para (casi) todas las instalaciones permite a los fabricantes de dulces estandarizar sus procesos

TAB_1_MG_8443-106

Tome una gominola de fruta.

Observe su color. Introdúzcala en su boca. Disfrute de su sabor.

¿Verdad que le gusta?

Al igual que la mayoría de los dulces, esa gominola fue inicialmente una masa pegajosa de jarabe de glucosa y agua.

Alrededor de Martin McDermott vemos dulces expuestos en vitrinas, como si fuesen joyas. Estamos en Wernigerode (Alemania), en Chocotech, una empresa con casi un siglo de antigüedad dedicada a la producción de equipos de “cocina” para fabricantes de todo tipo de dulces: caramelos duros y masticables, gominolas, caramelo, nougat, nubes, snacks de fruta y chocolates.

FOTOGRAFÍA: La línea de productos Sucromaster® de Chocotech permite producir caramelos duros con marcas impresas.

Sujeta en una mano una pastilla de goma de color claro.

“Todo se basa en el color, el sabor y la textura”, afirma Martin McDermott, director comercial y de marketing de Chocotech. “Todos estos productos son inicialmente una masa de azúcar de sabor neutro. Lo que hacemos es transformar esa masa en sabrosos dulces”.

Tres ingredientes básicos
Para otorgar personalidad propia a los dulces (por ejemplo, para obtener una gominola de naranja ácida), los fabricantes deben añadir tres componentes a la masa de azúcar antes de procesarla: colorantes, aromatizantes y acidulantes.

TAB_1_MG_8584-157
FOTOGRAFÍA: Un trabajador pasa junto a una de las “cocinas” de Chocotech (un conjunto de equipos diseñados para los fabricantes de dulces). En el centro de la imagen pueden apreciarse las tres bombas dosificadoras DDA con tecnología SMART Digital de Grundfos; cada una de ellas dosifica colorante, aromatizante y acidulante, respectivamente.

“Para conseguir esto, existen muchas variables asociadas a los colorantes, aromatizantes y acidulantes. Es necesario medir dichas variables de forma adecuada y precisa en la masa. Es decir, estos aditivos no se pueden añadir manualmente”.

Aquí es precisamente donde unas buenas bombas dosificadoras marcan la diferencia.

Inconvenientes de las bombas de pistón
Jens Fleisch, director técnico de Chocotech, dibuja un esquema para mostrar cómo solía fabricar Chocotech sus equipos de dosificación de aditivos. Cada depósito disponía de su propia bomba de pistón: había una bomba para el colorante, otra para el aromatizante y una tercera para el acidulante. Las tres bombas se accionaban mediante un único motor.


TAB_1_MG_8083-8

FOTOGRAFÍA: Jens Fleisch, director técnico de Chocotech.

También se podía utilizar la misma bomba tres veces, aunque eso requería disponer de un caudalímetro accesorio adicional y dificultaba ajustarse a la precisión y los costes exigidos por el mercado, tal como señala Fleisch.

Además, las antiguas bombas de pistón eran una adaptación de bombas usadas en centrales eléctricas y podían bombear caudales de hasta 800 l/h a una presión de hasta 700 bar (una capacidad mucho mayor que la necesaria para la dosificación en la fabricación de dulces). No solo eran difíciles de manejar, sino que además exigían a Chocotech disponer de cabezales de bomba de 20 tamaños distintos (junto con sus repuestos) para cubrir todas sus necesidades.

“Una bomba dosificadora de pistón, en sí misma, es muy precisa”, indica Jens Fleisch. El pistón se mueve hacia adelante y hacia atrás, aspirando y alimentando líquido de forma precisa en función de su longitud de carrera. “Sin embargo, no ofrece excesiva flexibilidad ya que el diámetro del pistón debe adaptarse al líquido que se desee bombear y la longitud de carrera debe ajustarse a valores entre 3.0 y 15.0 mm o a un rango de 1: 5”.

Un variador de frecuencia funciona a entre 20 y 80 Hz, lo que hace que el motor ofrezca cuatro velocidades o un rango de 1: 4. Por tanto, el antiguo sistema ofrecía unas posibilidades de variación de 1: 20 (1: 4 x 1: 5) para cada tamaño de bomba, señala Fleisch.


“Gracias a las nuevas bombas Grundfos, nos hemos asegurado sustanciosos pedidos. El antiguo sistema no nos hubiera permitido conseguirlo, ya que resultaba mucho más caro”.

Martin McDermott, director comercial y de marketing de Chocotech

Un único tamaño para todo
Las bombas dosificadoras digitales de membrana DDA de Grundfos (si desea obtener más información, consulte la pestaña “Datos sobre el suministro de bombas”) ofrecen un ajuste continuo dentro de un rango de 12 a 12,000 ml/h (o un rango de 1: 1,000); es decir, permiten variar el volumen de dosificación hasta 1,000 veces. Esto permite que una misma bomba se adapte a todas las aplicaciones (o, al menos, al 95 % de ellas) de los equipos de Chocotech.

Si a eso se le añaden la tecnología de motor paso a paso, el monitor de control de flujo, su sencillo diseño, el sistema de control electrónico “E-box” y la conexión Profibus, estas bombas constituyen una solución de diseño perfecta para Chocotech.

“Grundfos nos ha facilitado mucho el trabajo”, añade Martin McDermott.

Pioneros dentro del sector de la fabricación de dulces
Chocotech fue la primera empresa del sector de la fabricación de dulces en utilizar las bombas DDA de Grundfos con fines de procesamiento. Estas bombas se utilizan habitualmente en otras aplicaciones industriales, como el tratamiento de agua, las operaciones de lavado y limpieza o los sistemas de limpieza in situ (CIP).

TAB_1_MG_8601-162
FOTOGRAFÍA: Cada cosa en su sitio: el corazón de la fábrica de Chocotech.

Las reacciones que nos llegan nos indican que estamos ofreciendo algo novedoso y positivo, lo que nos permite innovar.

Martin McDermott, director comercial y de marketing de Chocotech

Tal como señala McDermott, los clientes de Chocotech han respondido positivamente a la incorporación de este nuevo tipo de bomba dosificadora.

“Como mínimo, hay dos casos en los que nos hemos asegurado importantes pedidos gracias a las nuevas bombas Grundfos. El antiguo sistema no nos hubiera permitido conseguirlo, ya que resultaba mucho más caro”, afirma.

“Si en una ‘cocina’ existen 20 o 30 bombas y hay que renovarlas todas, junto con todas sus variantes y todos sus repuestos, sistemas de accionamiento y caudalímetros, eso supone un coste muy elevado. Sin embargo, las reacciones que nos llegan nos indican que estamos ofreciendo algo novedoso y positivo, lo que nos permite innovar. Y solo podemos ser innovadores si, a la vez, disponemos de proveedores innovadores”.


Grundfos nos facilita mucho el trabajo.

Martin McDermott, director comercial y de marketing de Chocotech

Acerca de Chocotech
TAB_2_MG_8281-83

La empresa alemana Chocotech GmbH diseña, fabrica, instala y pone en servicio “cocinas” para elaborar caramelos duros y masticables, gominolas, caramelo, nougat, fondant, espumas y snacks de frutas, así como equipos especiales para elaborar chocolate, bases de chocolate y grageas de chocolate.

La compañía se fundó en Wernigerode (Alemania) en 1920. En 1991, pasó a formar parte del grupo Sollich.

FOTOGRAFÍA: Martin McDermott, director comercial y de marketing de Chocotech, en el laboratorio de la empresa.

Datos sobre el suministro de bombas
Un técnico de laboratorio configura los equipos de prueba para elaborar masa de azúcar.

Grundfos suministró los siguientes modelos de bombas y equipos a Chocotech:

DDA 12-10
DDA 17-7
E-box 150

Conozca más acerca de las bombas dosificadoras DDA con tecnología SMART Digital de Grundfos.

FOTOGRAFÍA: Un técnico de laboratorio configura los equipos de prueba para elaborar masa de azúcar.

Líquidos bombeados:
Aromatizantes con base de aceite o agua
Ácido cítrico,
CFA (colorante alimentario)
Disolución de vitaminas
Sirope de azúcar

TAB_3_MG_8251-73
FOTOGRAFÍA: Detalle de las bombas dosificadoras DDA con tecnología SMART Digital de Grundfos.




    Facebook Twitter LinkedIn Technorati