El secreto para conseguir un contrato de suministro para un fabricante de baterías: bombas que no dejan de bombear

El secreto para conseguir un contrato de suministro para un fabricante de baterías: bombas que no dejan de bombearRombat estaba impresionada por los resultados ofrecidos por una bomba Grundfos utilizada durante 15 años para hacer circular efluentes de propiedades agresivas, como agua contaminada con ácido sulfúrico. Esto se transformó en un importante punto a favor de Grundfos a la hora de convertirse en el principal proveedor para una nueva instalación de tratamiento de agua de este fabricante rumano de baterías de coche.
Caso práctico industrial

Durante 15 años, una bomba Grundfos sirvió a Rombat SA, un fabricante de baterías de coche, haciendo lo que hacen las bombas: bombear. Y lo hizo de forma fiable y sin ningún tipo de problemas. Así pues, cuando en 2008 Rombat estaba considerando ampliar su instalación de tratamiento de agua en Bistrita (Rumanía), la empresa escogió a Grundfos.

El tratamiento de aguas residuales es una parte importante del ciclo de producción de Rombat. La instalación procesa aproximadamente 200 metros cúbicos de agua neutralizada y pretratada cada día. Hasta 120 metros cúbicos de agua tratada retornan cada día al ciclo de producción, con el fin de cumplir las exigencias de la normativa medioambiental. El agua restante se conduce hasta la instalación municipal de tratamiento de agua y luego entra en la red de aguas residuales de la ciudad.

FOTOGRAFÍA: Gabriel Hîruta, jefe de producción de Rombat SA en Rumanía.

Las unidades de bombeo fabricadas por Grundfos, prácticamente una de cada tres de las que existen en Rombat, bombean casi la mitad del volumen de fluidos que circula por las instalaciones industriales de esa empresa.

Sin embargo, la adquisición de la primera bomba Grundfos fue cuestión de suerte.

“Formaba parte de un equipo que compramos”, explica el ingeniero Gabriel Hîruta, jefe de las unidades de producción de Rombat SA. “Hasta ese momento, todos los equipos que utilizábamos estaban fabricados en Rumanía. No sabíamos cuáles eran los fabricantes y marcas líderes”.


El kit de reparación que se entrega junto con las bombas prolonga enormemente su vida útil, lo que reduce su coste.

Gabriel Hîruta, jefe de producción de Rombat SA en Rumanía.

FOTOGRAFÍA: “La adquisición de equipos industriales no es simplemente un gasto puntual”, afirma Gabriel Hîruta, de Rombat SA.

De esta forma, cuando en 2008 Rombat vio que tenía la necesidad de disponer de una instalación de tratamiento de agua mayor como parte de un plan a largo plazo para ampliar sus instalaciones de producción, se hizo urgente decidir cuál era el fabricante idóneo. La larga duración de las negociaciones con distintos proveedores de bombas hizo que el plazo para finalizar la ampliación de la planta de tratamiento de agua se acortara.

En ese momento, tal como explica Gabriel Hîruta, aquella bomba Grundfos que llevaba 15 años funcionando de forma fiable fue uno de los aspectos determinantes de la decisión. Otro de los puntos decisivos fue el kit de reparación que incluyen las bombas Grundfos.

“La adquisición de equipos industriales no es simplemente un gasto puntual”, indica. “Siempre deben tenerse en cuenta también los costes de mantenimiento. Y Grundfos hacía que los gastos totales resultasen más aceptables gracias al kit de reparación que incluyen las bombas, que prolonga enormemente su vida útil y reduce así su coste. Esto es muy importante cuando se compra un gran número de bombas”.

 


Hasta la fecha, Grundfos nos ha ayudado de verdad a impulsar nuestro negocio.

Gabriel Hîruta, jefe de producción de Rombat SA en Rumanía.

Un pedido “de sacrificio”

Ciertamente, la vida útil de una bomba tiene una importancia primordial teniendo en cuenta la agresividad de los fluidos que circulan por una instalación de tratamiento de agua. Y la vida útil de una bomba viene determinada directamente por la calidad de los materiales con los que se produce.

La fabricación de baterías de coche genera efluentes de agua contaminada con ácido sulfúrico. El proceso de tratamiento de estos efluentes conlleva etapas de neutralización y pretratamiento. Los materiales de las bombas utilizadas en esta aplicación deben ser capaces de resistir las características químicas agresivas de los fluidos.

Precisamente por eso, parecía antinatural que Grundfos emplease en sus bombas impulsores de fundición, que estaban condenados a tener una vida útil corta en contacto con las aguas residuales de la planta de fabricación de baterías.

FOTOGRAFÍA: Una batería de Rombat SA producida en la planta de Bistrita (Rumanía).

“Grundfos comprendió que necesitábamos ampliar rápidamente la instalación de tratamiento de agua”, explica Gabriel Hîruta. “No les quedaban bombas con impulsores de acero en stock, por lo que nos enviaron todas las bombas del pedido con impulsores de fundición, aun sabiendo que no durarían mucho tiempo. De hecho, los impulsores de fundición duraron exactamente el tiempo que Grundfos necesitaba para suministrarnos los impulsores correctos, fabricados en acero inoxidable”.

“Fue increíble: se ofrecieron a suministrarnos impulsores de fundición como ‘carne de cañón’ para las aguas ácidas sin ningún coste adicional para nosotros, simplemente para dar respuesta a nuestra necesidad de ampliar con rapidez nuestra instalación de tratamiento de agua. Esto demuestra un verdadero compromiso con las necesidades del cliente”.

Una colaboración comercial de confianza
Sin embargo, tal como dice Gabriel Hîruta, un gran gesto no basta para garantizar una colaboración comercial duradera. Dicha colaboración exige un trabajo y un compromiso diarios. Y los productos de alta calidad que Grundfos ha suministrado resultan rentables y fiables. Sin olvidar que, por supuesto, la ampliación de su planta ha sido un éxito rotundo.

“Hasta la fecha, Grundfos ha hecho un trabajo sobresaliente, manteniendo siempre una línea de comunicación abierta con nosotros, dando respuesta a nuestras necesidades y ayudándonos a impulsar nuestra empresa”, afirma Gabriel Hîruta. “Es inevitable que surjan problemas; precisamente por eso, cuando esto sucede, es bueno saber que tienes a tu lado a un socio en el que puedes confiar y que cumplirá su parte. Es como un matrimonio”.

Necesidades de Rombat asociadas a las aguas residuales
Cada día, la planta de Rombat procesa unos 200 metros cúbicos de agua neutralizada y pretratada. Hasta 120 metros cúbicos de agua tratada retornan cada día al ciclo de producción, con el fin de cumplir las exigencias de la normativa medioambiental. El agua restante se conduce hasta la instalación municipal de tratamiento de agua y, acto seguido, entra en el sistema de aguas residuales de la ciudad de Bistrita.
Además, para cumplir las exigencias medioambientales actuales, Rombat también recicla el plomo de las baterías usadas en las instalaciones de Rebat, cuya actividad comenzó en 2005 en la ciudad de Copsa Mica. Su capacidad de producción actual es de 20.000 toneladas al año.

Grundfos suministró bombas de aspiración axial

Grundfos suministró a la instalación de aguas residuales de Rombat en Bistrita 6 bombas NBG de aspiración axial y acoplamiento directo, que ayudan a la empresa a bombear cerca de la mitad del volumen de fluidos que circula por las instalaciones industriales. Entre los modelos específicos suministrados se incluyen los siguientes:

NBG 80-50-200/219
NBG 125-80-200/222
NBG 125-80-200/196

Haga clic aquí para obtener más información sobre las soluciones de Grundfos para empresas industriales.

Rombat: el mayor fabricante de baterías de coche de Rumanía

SC Rombat SA, con sede en Bistrita, al norte de Rumanía, es el mayor fabricante rumano de baterías de coche, con una producción de 2,2 millones de baterías al año. La compañía se fundó hace 32 años como empresa pública y dentro de un mercado estrictamente regulado, pero desde entonces se ha adaptado al libre mercado de la era poscomunista. En 1996, Rombat fue vendida a sus trabajadores. En 2012 pasó a formar parte del grupo sudafricano Metair Investment Ltd, cuando Metair International Holdings Coöperatief U.A. compró el 99 % de las acciones de la compañía, que no cotiza en bolsa. La empresa posee las principales certificaciones en materia de gestión de la calidad de los productos, de la seguridad y la salud en el trabajo y medioambiental.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati