Una red de abastecimiento reduce su consumo energético en una tercera parte gracias a los ajustes de presión en tiempo real

El sistema de distribución bajo demanda suministra agua a los habitantes de la ciudad chilena cuando la necesitanFOTOGRAFÍA: José Parra es el responsable de operaciones de la red de abastecimiento de Tejas Verdes, en Talca (Chile). Tal como explica, el nuevo sistema de distribución bajo demanda ha eliminado las averías gracias a la reducción de la presión total en la red.

En la ciudad chilena de Talca, la empresa de aguas Essbio-Nuevosur ha mejorado la red de abastecimiento de agua de un barrio y ha reducido el consumo energético en un 32 %. Estos beneficios se han conseguido mediante la implementación de un sistema de distribución bajo demanda (DDD, por sus siglas en inglés), que la empresa está estudiando ahora aplicar a 51 plantas que abastecen de agua a un millón de viviendas.

Más de 300,000 personas viven en Talca y sus alrededores, a 250 kilómetros al sur de Santiago, la capital del país, en una región agrícola y vinícola. El barrio periférico de Tejas Verdes es el lugar donde se ha llevado a cabo el proyecto piloto de Essbio-Nuevosur para 10,000 clientes; sus objetivos son mejorar el abastecimiento de agua durante las horas punta y ahorrar energía.

El barrio de Tejas Verdes, situado a cinco kilómetros del centro de la ciudad, es uno de los lugares de la zona que atraviesa una mayor expansión. Sin embargo, hasta hace unos cinco años, lo único que había allí era un puñado de grandes y caras mansiones. En total, había cerca de 300 edificios conectados a la red de abastecimiento de agua, que daba servicio a unas 1,000 personas.

Desde entonces, las nuevas divisiones de los terrenos han conducido a la venta de muchas propiedades y la aparición de urbanizaciones privadas. A causa de este boom inmobiliario, el barrio cuenta ahora con 2,300 conexiones y unos 10,000 residentes, y el número de apartamentos crece anualmente un 3 %.

FOTOGRAFÍA: Tejas Verdes.

Debido a la creciente demanda de agua, la presión en la red era a menudo mayor o menor de la necesaria en diferentes momentos y zonas. El exceso de presión conducía a roturas de tuberías, pérdidas de agua y un gran despilfarro de energía. La falta de presión hacía que los consumidores no pudieran disponer de agua. La presión necesaria era de 15 metros de columna de agua; sin embargo, podía variar entre 12 metros en algunas zonas y 25 en otras.

Economía sostenible
La empresa de aguas Essbio-Nuevosur, consciente del elevado coste de la energía en Chile, se marcó objetivos ambiciosos: moderar su consumo de electricidad y reducir a la mitad el porcentaje de agua no contabilizada (agua que entra en la red pero se pierde antes de llegar al consumidor), alcanzando un 20 % en el año 2020.

Antes del inicio del proyecto piloto de Tejas Verdes en marzo de 2013, la empresa de aguas Essbio-Nuevosur utilizaba un sistema regulado por tiempo para ajustar la presión de agua en diferentes momentos del día en función de la demanda.

FOTOGRAFÍA: Germán Wolf.

“Estábamos buscando una solución y Grundfos nos ofreció su sistema DDD”, explica Germán Wolf, subdirector de gestión de procesos de Essbio-Nuevosur. El personal de la sede de Grundfos recogió datos, realizó los cálculos necesarios e instaló el sistema. “Nuestros empleados aportaron su conocimiento sobre la red, pero el trabajo lo realizó Grundfos”, señala.

Resultados obtenidos
Essbio abastece de agua potable a más de un millón de viviendas (en la región del Maule, la empresa opera bajo el nombre de Essbio-Nuevosur). El 80 % del agua se transporta por gravedad, gracias a depósitos de agua potable ubicados en zonas a gran altitud, mientras que el resto procede de plantas presurizadas.
Se eligió Tejas Verdes como lugar para el proyecto piloto ya que tenía una gran variedad de zonas y un pequeño número de habitantes, entre los que se cuentan un gobernador, muchos funcionarios de alto rango e incluso el director regional de Essbio.

FOTOGRAFÍA: Interior de una vivienda de Tejas Verdes.

“Era la ubicación idónea para llevar a cabo un proyecto de mejora de la prestación del servicio”, afirma Roberto Reyes, director de la sucursal de Grundfos Chile para el sur del país. Otra ventaja fue la capacidad de respuesta inmediata ante imprevistos. Durante el partido de octavos de final de la Copa Mundial de fútbol entre Chile y Brasil que tuvo lugar en julio de 2014, el consumo de agua disminuyó durante la primera parte pero aumentó bruscamente durante el descanso, cuando todo el mundo aprovechó para ir al baño. El sistema DDD detectó la situación en tiempo real y aportó la presión requerida para garantizar el caudal necesario en todo momento y en todo el barrio.

Tras 18 meses, el consumo energético ha disminuido un 32 %, mientras que las pérdidas debidas al agua no contabilizada cayeron un 1.3 % en los seis primeros meses. “Esto ha dado pie a evaluar la posibilidad de suscribir contratos mayores con Grundfos,” explica Wolf. Essbio estudia ahora la posibilidad de usar el sistema DDD en otras 51 plantas de presurización.


“El sistema es fiable. La distribución bajo demanda ha supuesto una liberación para nosotros”.

José Parra, inspector del departamento de redes de abastecimiento de Essbio-Nuevosur y responsable de operaciones de la planta de Tejas Verdes.

FOTOGRAFÍA: José Parra otea Tejas Verdes desde lo alto del depósito de agua potable de Essbio en Talca (Chile).

José Parra, inspector del departamento de redes de abastecimiento de Essbio-Nuevosur, es el responsable de operaciones de la planta de Tejas Verdes. Señala que el nuevo sistema ha permitido eliminar las averías. “Solíamos tener una media de cuatro averías de este tipo al año”, afirma. Sin embargo, desde la instalación del sistema DDD, la planta no ha tenido ningún problema en relación con las tuberías.

Durante su trabajo cotidiano, tal como el propio Parra explica, utiliza un ordenador o un smartphone para comprobar que todo funciona como debe. Al preguntarle si ahora puede tomarse su trabajo con más relajación, responde con una carcajada: “El sistema es fiable. La distribución bajo demanda ha supuesto una liberación para nosotros pero, aun así, tenemos otras tareas de las que ocuparnos”.

Ventajas que ofrece el sistema DDD en Chile
. Reducción del consumo energético (32 %)
. Reducción del volumen de agua no contabilizada (1.3 % en seis meses)
. Presión estable en toda la red de abastecimiento
. Ausencia de roturas de tuberías y menores costes de mantenimiento
. Respuesta inmediata ante imprevistos, como picos repentinos de demanda

Acerca del sistema DDD de Grundfos
Para abastecer de agua a Tejas Verdes, Grundfos ha instalado cuatro bombas centrífugas verticales de etapas múltiples CRE 90, que funcionan en paralelo gracias a un controlador CU 352. Tan sólo tres de las bombas presurizan el agua, desarrollando un caudal de 270 metros cúbicos por hora. La cuarta queda como bomba de reserva. En la salida existe un caudalímetro. Los sensores miden la presión de agua en tiempo real en dos puntos críticos del barrio de Tejas Verdes y envían información por vía inalámbrica al controlador CU 352.

Si desea obtener más información sobre el sistema de distribución bajo demanda de Grundfos, consulte nuestra guía informativa.

La empresa
Essbio es una empresa de aguas chilena responsable de la producción y distribución de agua potable, así como de la recogida, el tratamiento y el vertido de aguas residuales. Desarrolla su actividad en las regiones de O'Higgins, Biobío y Maule (bajo el nombre de Essbio-Nuevosur) y da servicio a más de un millón de clientes. Asimismo, la empresa participa de diferentes actividades en las regiones de Valparaíso y Coquimbo. En conjunto, presta servicio a más de 6 millones de personas. Tras su privatización en el año 2000, en 2007 fue adquirida por el fondo de pensiones canadiense Ontario Teachers’ Pension Plan.

Autor del artículo: Daniel Jatimliansky
Fotografías: Silvio Serber





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati