Punto de equilibrio

En cualquier proceso de intercambio de calor térmico, una mezcla de dos flujos de energía se traduce en una nueva etapa o fase llamada punto de equilibrio donde se alcanza una temperatura común, humedad o entalpía.

La mezcla de agua fría y caliente en un grifo es un claro ejemplo de punto de equilibrio. Es decir, se requiere un ajuste de dos flujos para lograr una temperatura requerida.

El punto de equilibrio puede ser ilustrado por una fórmula simple que indica el flujo de energía para cada uno de los dos flujos.

mbalance X cbalance  X tbalance = mcalor X ccalor X tcalor + mfrío X cfrío X tfrío


En las aplicaciones de HVAC, el punto de equilibrio se calcula y se ilustra en un diagrama de Molliers IX. Una mezcla de aire caliente y frío con una humedad dada dará lugar a una mezcla con una nueva temperatura y humedad.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati