Biofilm

Los biofilms hacen referencia a una población de varios microorganismos atrapados en una capa de limo y materia orgánica que se une a las superficies de bombas, tuberías, paredes, etc.

Los biofilms hacen referencia a una población de varios microorganismos atrapados en una capa de limo y materia orgánica que se une a las superficies de bombas, tuberías, paredes, etc.
En el interior de las tuberías de una alcantarilla, el biofilm puede afectar al transporte y a la calidad del agua residual. El biofilm ocupa espacio, reduciendo el diámetro efectivo de la tubería y aumenta el rozamiento en la misma. Ambos factores aumentan la resistencia del sistema, lo que provoca un aumento en el consumo de energía y una disminución en el caudal.

El biofilm comienza a desarrollarse cuando los microorganismos que flotan libremente se adhieren a una superficie. Si no se les separa inmediatamente de dicha superficie, se pueden anclar de manera permanente. Las primeras colonias facilitan la llegada de otras células y comienzan a construir una matriz que mantiene unido al biofilm. Una vez que ha comenzado la colonización, el biofilm crece gracias a una combinación de división celular y mediante el reclutamiento de nuevas células. La población de microorganismos forma un microentorno en el que la degradación de la materia orgánica y de los nutrientes proporciona a los microorganismos la energía y el material que necesitan las células para su crecimiento y proliferación.

Si se desarrollan condiciones anaeróbicas en el biofilm, ciertos microorganismos producen gases de olor nauseabundo, tal como metano y sulfuro de hidrógeno, como subproducto de su respiración anaeróbica. Este proceso puede causar problemas de olor y de salud en conexión con la red de desagües y la planta de tratamiento de aguas residuales.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati