Sala refrigerada

Una sala refrigerada es una zona refrigerada para almacenar en frío elementos perecederos, especialmente alimentos, con el fin de conservarlos. En una sala refrigerada, la temperatura suele estar comprendida entre 0 - 5°C.

Las aplicaciones de instalación frigorífica utilizan normalmente un enfriador de aire de expansión directa con el refrigerante en el circuito primario. También pueden tener líquidos como fluido de transferencia en aplicaciones con muchas salas de tamaño relativamente grande o en sistemas en los que la distancia entre las salas refrigeradas y la planta de eliminación de calor sea considerable.

La ilustración mostrada más abajo contiene una típica planta de refrigeración con dos instalaciones frigoríficas y un refrigerador intermedio que funciona como condensador para la planta de refrigeración de la instalación frigorífica. Se trata de una típica aplicación utilizada en edificios de oficinas o en la industria ligera. Al combinar la instalación frigorífica y la planta de la sala refrigerada con un refrigerador intermedio es posible eliminar parte del calor de la instalación frigorífica hacia la aplicación de la sala refrigerada. Esto supone una disminución del consumo energético.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati