Clasificación energética

La mayoría de los aparatos domésticos, tales como las bombillas y los coches puestos a la venta o alquilados en la UE deben de mostrar con claridad una etiqueta energética de la UE que muestre el rendimiento energético del producto.

El rendimiento energético de un electrodoméstico está clasificado en términos de un grupo de clases de rendimiento energético desde A a la G, siendo el grupo A el más eficiente energéticamente y el G el menos eficiente. En un intento por mantenerse a la altura de los avances en rendimiento energético, se han definido los grados A+ y A++ en los electrodomésticos de refrigeración.

Estas etiquetas mejoran así la información disponible a los consumidores a la hora de evaluar diversos modelos.

Las bombas centrífugas también están catalogadas en base a un índice de rendimiento que ha sido desarrollado en representación de un gran número de importantes fabricantes de bombas, incluyendo a Grundfos. Estos fabricantes han colaborado para producir un índice de referencia para una bomba estándar con un perfil de carga media.

El índice expresa el consumo de energía de la bomba en relación con una curva común de la bomba de referencia. Este índice se puede interpretar como una expresión de la cantidad de energía que utiliza una determinada bomba en relación con una bomba media en 2003, año en que se definió este índice.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati