Expansión del fluido

Cuando un líquido se calienta se expande, es decir, su densidad cae a medida que aumenta la temperatura. La temperatura del líquido en un sistema de calefacción variará en gran medida con el tiempo.

Cuando un líquido se calienta se expande, es decir, su densidad disminuye a medida que aumenta la temperatura. La temperatura del líquido en un sistema de calefacción variará en gran medida con el tiempo. Normalmente, la temperatura estarán dentro de los 20–80 °C, lo que puede provocar un aumento de volumen de aproximadamente el 3 %. Cada sistema de calefacción debe diseñarse para dar cabida a sus requisitos específicos de expansión.

Existen dos tipos de elementos de expansión en los sistemas de calefacción:

  • Expansión abierta
  • Expansión cerrada

Expansión abierta
La expansión abierta es un sistema en el que cada caldera se encuentra conectada a la atmósfera exterior por un conducto de seguridad. El conducto de seguridad nunca debe encontrarse cerrado. El conducto de seguridad se puede tender por el tejado, ya sea a través de un depósito de expansión o directamente.

Expansión cerrada
Un sistema cerrado es aquél en que la expansión se absorbe dentro de un tanque de expansión de presión. El tanque de expansión suele incluir un diafragma que separa el líquido del aire contenido en el tanque. El sistema de expansión cerrada deberá incluir también una válvula de alivio.

Los sistemas alimentados con combustible sólido suelen estar dotados con un sistema de expansión abierta sobre el lado primario y un sistema de expansión cerrada sobre el lado secundario.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati