Bombas de engranajes

La bomba de engranajes más simple consta de dos engranajes rectos engranados entre sí y girando en sentidos opuestos dentro de una carcasa. Cualquier líquido que rellene el espacio existente entre los dientes del engranaje y la carcasa debe seguir junto con los dientes cuando gire el engranaje.

Existen varios tipos de bombas de engranajes. La bomba de engranajes más simple consta de dos engranajes rectos engranados entre sí y girando en sentidos opuestos dentro de una carcasa. Cualquier líquido que rellene el espacio existente entre los dientes del engranaje y la carcasa debe seguir junto con los dientes cuando gire el engranaje. Cuando los dientes del engranaje engranen con los dientes del otro engranaje, el espacio existente entre los dientes prácticamente desaparece, y el líquido atrapado sale despedido de la bomba. A medida que el engranaje gira y los dientes se desenganchan, volverá a aparecer espacio en el lado de aspiración de la bomba, volviendo a admitir nuevas cantidades de líquido y transportándolo alrededor de la carcasa de la bomba. A medida que el líquido se aleja del lado de aspiración, se crea una presión más baja, que atrae más líquido a través de la línea de aspiración.

La existencia de un gran número de dientes en los engranajes garantiza que el medio que fluye desde la bomba sea homogéneo sin que se produzcan picos importantes de presión. Las bombas de engranajes con un número pequeño de dientes proporcionan un caudal menos homogéneo, ya que existen menos dientes para garantizarlo. Sin embargo, el caudal de la bomba es mayor, ya que la existencia de espacios de mayor tamaño entre los dientes permiten el bombeo de una mayor cantidad de fluido.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati