Programación nocturna

Los sistemas de programación nocturna se utilizan para controlar los sistemas de calefacción. Los sistemas de programación nocturna pueden disminuir la temperatura de una habitación por la noche, lo que reduce los costes de calefacción. Los edificios de oficinas no se utilizan por la noche, por lo que disminuir la temperatura de una sala no provocará una disminución del confort.

Estos sistemas suelen encontrarse integrados en un sistema de gestión de edificios de oficinas (BMS) o formando parte de un sistema de control electrónico equivalente, que disponga de un temporizador. El edificio deberá calentarse de nuevo antes de que los usuarios lleguen al día siguiente. Por tanto, es importante que la programación BMS vuelva al punto de ajuste de día normal con la suficiente antelación como para poder calentar el edificio antes de que lleguen sus ocupantes.

Los sistemas de programación nocturna pueden ser ejecutados por unidades de control pequeñas y sencillas en residencias, donde las variaciones de temperatura son menores.

El sistema de calefacción siempre se debe dejar encendido cuando se utilice un sistema de programación nocturna. Esta forma de actuar impide que la temperatura del edificio descienda demasiado y evite así la formación de condensación, potencialmente dañina, en el interior del edificio.

Los sistemas de programación nocturna prácticamente no presentan ninguna ventaja en una sala que tenga calefacción por suelo radiante, debido a la inercia que presenta la regulación de la calefacción por suelo radiante.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati