Válvula de no retorno

Las válvulas de no retorno permiten que los fluidos fluyan en un único sentido. Se instala una válvula antirretorno para garantizar que un fluido fluye por una tubería en la dirección adecuada, en aquél lugar en el que las condiciones de presión pudieran invertir el sentido del caudal.

Existen diferentes tipos de válvulas de no retorno, tales como las accionadas por muelle, tipo oscilante y de tipo clapeta. Las válvulas de no retorno se utilizan, por ejemplo, en ciclos mixtos en sistemas de calefacción y refrigeración para garantizar un funcionamiento adecuado y en los sistemas de agua domésticos para impedir el flujo de retorno.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati