Bombas de mantenimiento de presión

Las bombas de mantenimiento de presión se utilizan para mantener una presión constante en un sistema cerrado de calefacción o aire acondicionado.

Un sistema de mantenimiento de presión basado en bomba está formado por una o más bombas conectadas en serie. Las bombas pueden estar dotadas de un regulador de velocidad, por ejemplo, un convertidor de frecuencia, para mantener la presión adecuada dentro del sistema. En este caso, no resulta necesaria la presencia de un depósito de expansión de presión, debido a que las propias bombas son capaces de regular la presión.

Los sistemas de mantenimiento de presión que utilicen bombas con velocidad regulada, son superiores a los sistemas que emplean los depósitos de expansión. En este último caso, las bombas de velocidad constante que mantengan un caudal constante pueden provocar importantes aumentos de presión cuando la bomba arranque o se detenga. Además, un sistema de mantenimiento de presión requiere menos espacio físico, ya que no existe un depósito de expansión.

También se puede utilizar un depósito de expansión de presión en combinación con una bomba de mantenimiento de presión para eliminar el aire del agua de proceso. En el contenedor, que no está presurizado, se introduce un pequeño volumen de agua. Cuando la presión caiga a la presión atmosférica, se liberará la mayor parte del aire. Un volumen similar de agua vuelve a bombearse dentro del sistema utilizando una bomba de mantenimiento de presión; el objetivo es mantener la presión deseada en el sistema.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati